Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Entrevista a Isabel Díez

3 comentarios

Isabel Díez San Vicente. Bilbao. 1966

 

Dentro de la fotografía de naturaleza, la fotografía de paisaje es una de las que más miradas atraen. Esto seguramente es porque, a la mayoría de nosotros, nos gusta viajar y descubrir nuevos horizontes. Como toda buena fotografía, la buena fotografía de paisaje siempre despierta emociones. Emociones generalmente relacionadas con la huida del “ruido” diario de nuestras vidas.

Y de eso, de despertar emociones a través de la fotografía, sabe mucho nuestra fotógrafa de hoy, Isabel Díez.

Natural de Bilbao, Isabel es investigadora en ciencias marinas, y su amor por la naturaleza y por el arte solo tenía un desenlace posible: la fotografía, a la que llega por necesidad, y en la que se instala por pasión.

La obra de Isabel es admirada en exposiciones tanto nacionales como internacionales. Da charlas y realiza talleres sobre el proceso creativo de la fotografía de paisaje. “Al filo de las mareas” es su primer libro publicado en 2009, donde se descubre la admiración que siente por la naturaleza de costa. Sus imágenes se publican en prestigiosas revistas como Arte fotográfico, France photographie, Outdoor photography… Fue directora de la revista Iris, editada por AEFONA y todo un referente en fotografía de naturaleza. Ha recibido premios en concursos de la talla de Nature´s Best Photography, GDT European Wildlife Photographer of the Year… Incluso ha sido jurado en concursos tan renombrados como Montphoto, entre otros.

Las imágenes que Isabel busca suelen ser abstracciones de la naturaleza y paisajes medios o semi-cerrados. Esto, seguramente, venga dado por ese gusto estético que destila y que busca lo pictórico (aquí es donde el arte asoma): las formas, los colores, las texturas, el ritmo…algo que busca en el detalle y en la distancia corta con la naturaleza. Todo esto hace que la imagen resultante sea de una belleza que provoca sensaciones, que atrae, que vacía la mente y llena el espíritu. Fotografía unida a sentimientos.

¿Qué significa para ti la fotografía?

-Es una actividad que me permite disfrutar del placer de crear. Crear cosas es algo que me ha gustado desde niña. Cuadros, mosaicos, vidrieras, siempre he estado haciendo cosas. La finalidad de mis primeras fotografías, sin embargo, no fue creativa. Empecé a hacer fotos para documentar el aspecto de las algas en su medio ambiente, eran fotos para una guía. Pero pronto descubrí que la fotografía tenía más que ver con cómo vemos las cosas que con cómo son. Tardé muy poco tiempo en comprender que era un medio maravilloso para crear imágenes a partir del ‘arte de ver’.

¿Cuándo descubres que es algo importante en tu vida?

-Se puede responder bajo diferentes puntos de vista, pero en el contexto de tu entrevista me viene a la cabeza mi archivo fotográfico. Descubro que algo es importante en mi vida porque decido fotografiarlo, y la forma en la que lo hago también me descubre cosas sobre mí. Los lugares salvajes, la belleza, la armonía, la paz, la energía vital, son algunos rasgos de mis fotografías, y todos ellos son aspectos importantes en mi vida.

Como enamorada del arte que eres…¿qué o quién inspira tu fotografía?

-Mis primeras influencias visuales vienen de la pintura. Desde niña me ha gustado pintar al óleo. Los impresionistas europeos eran y son mis pintores favoritos. Me conmueven especialmente las pinturas de Paul Gauguin y Vincent van Gogh. Más allá de los impresionistas, la lista de los pintores que me emocionan es muy larga, pero me gustaría destacar especialmente el trabajo de Georgia O’Keeffe, sus formas sensuales y voluptuosas, sus escenas llenas de cromatismo con las que me identifico particularmente. También hay artistas fotógrafos cuya obra ha contribuido a modelar mi forma de ver. La primera vez que vi la fuerza de los paisajes de Hans Strand me quedé impresionada. De la misma manera, me cautivó la elegancia de Charles Cramer o los paisajes íntimos de David Ward.

Permíteme una curiosidad: la composición en tus fotografías… ¿es fruto del momento o recompones algo en el ordenador?

-La mayoría de mis fotografías no tienen ningún recorte. No es purismo, ni rechazo, si fuese necesario hacer un recorte en una fotografía lo haría. Lo que ocurre es que cuando salgo a hacer fotografías salgo a componer, las decisiones las tomo en el campo, en el ordenador me queda poco por decidir porque ya lo he hecho antes.

Naturaleza pura y limpia . ¿Es difícil encontrar estos lugares hoy en día?

-Así es. Y esto, además de ser uno de los principales problemas de nuestra Sociedad Moderna, por deteriorar la salud física y psíquica de las personas, es una gran limitación para el desarrollo de las capacidades expresivas del fotógrafo de naturaleza. Las fotografías que conmueven no suelen ser producto del azar, son la recompensa de un trabajo intenso. Se aprende a ver y a emocionar con las imágenes a base de trabajar mucho. Pero para trabajar es necesario tener la materia prima: la Naturaleza. Casi todos los fotógrafos coinciden en decir que las mejores fotografías se consiguen cerca de casa. Yo también lo opino. La proximidad de los lugares o sujetos te permite conocerlos mejor, profundizar en la mirada, descubrir rasgos invisibles y, por supuesto, te da más opciones de fotografiar a tus protagonistas con la luz adecuada para realzar las características que deseas. Es necesario convivir con la Naturaleza para que penetre en nuestro interior y despierte nuestro deseo de contar a través de imágenes lo que sentimos. Los viajes esporádicos a lugares bien preservados son insuficientes para desarrollar obra. Yo tengo que hacer muchos kilómetros para alejarme de las plantaciones forestales, los ríos canalizados, las playas domesticadas… Creo que por eso me gusta tanto el litoral rocoso. Cuando miras de frente al océano y esperas a que baje la marea, todo lo que contemplas es salvaje, misterioso e intenso. Allí se está bien.

¿Hay tiempo todavía para solucionar el desastre ecológico que estamos creando?

-La verdad es que el panorama pinta mal. Por ejemplo, el principal reto ambiental al que se enfrenta la humanidad es el cambio climático. La Organización Meteorológica Mundial confirmó que en 2016 se batieron todos los récords históricos de altas temperaturas, con una temperatura media de 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales. Los científicos consideran que un aumento de 2 ºC con respecto a la temperatura de la era preindustrial es el límite más allá del cual hay riesgo de que se produzcan cambios catastróficos e irreversibles para el medio ambiente global. Por ello, la comunidad internacional firmó en 2015 en París un acuerdo para intentar mantener el aumento de la temperatura para el año 2100 por debajo de los 2 ºC. Alcanzar este objetivo es más que difícil, pero puede ser imposible si países como Estados Unidos, uno de los países que genera más gases de efecto invernadero, abandonan el acuerdo tal como ha sucedido.

Vuelvo a la fotografía ¿Por qué sólo paisaje? ¿No sientes curiosidad por otro tipo de fotografía?

-La naturaleza es mi fuente de inspiración porque cuando estoy en ella puedo sentir claramente mi energía vital. La mayoría de las personas pasamos una gran parte del tiempo recreando el pasado o visualizando el futuro, es difícil ser consciente del momento presente, y por lo tanto, vivir con plenitud. Yo lo consigo en la naturaleza, descubriendo y creando imágenes. Cuando estoy en un río, en un bosque, frente al océano o en cualquier espacio natural, mi alma, mente y cuerpo se unen, y me lleno de un profundo sentimiento de paz y libertad. Otros motivos fotográficos no desencadenan en mí los estados de ánimo que alcanzo retratando los paisajes naturales.

 

De todos los lugares que has fotografiado ¿cual sería tu preferido, aquel al que volverías sin dudarlo?

-Eso depende del momento. No hace mucho fue mi cumpleaños y para celebrarlo fui con mi marido a Urbasa, Navarra. Tenía una ganas enormes de caminar por un bosque, así que si hubiera respondido antes de esto a esta pregunta hubiera dicho sin dudarlo: el parque nacional Olympic, en el estado de Washington, Estados Unidos. Es una experiencia mágica caminar entre los gigantes de los bosques templados húmedos. Es entrar en un reino verde donde la esencia de la vida se respira, se palpa. Un tapiz tejido de musgos, helechos y líquenes lo cubre todo. Son lugares misteriosos, algo espiritual vive allí. Desde el punto de vista fotográfico, es un reto estimulante la búsqueda de orden en el caos aparente de los bosques y luchar contra las condiciones de luz de alto contraste que habitualmente existen.

¿Y al que nunca volverías?

-Volvería a todos, pero el último en revisitar sería China. No por lo que vi, que fueron maravillas naturales, y tampoco por el trato con sus gentes, que fue una experiencia muy bonita. Lo que me pareció poco estimulante desde el punto de vista de un fotógrafo de naturaleza fueron las limitaciones de movimiento y acceso a los lugares. Yo estoy acostumbrada a llegar a un aeropuerto, alquilar un coche (que será mi apreciado refugio durante mi estancia), llenarlo de comida y olvidarme de otras restricciones que no sean las que me impone la naturaleza y mi propio cuerpo. Pero en China no se puede conducir con el permiso internacional de conducción, necesitas un licencia china y, por lo tanto, la única opción es alquilar un coche con chófer. Opción que no me planteé, excepto para visitar las cascadas de Dethian que hacen frontera con Vietnam, porque no disponía de tiempo para ir de otra manera. Además, para visitar algunas zonas de China necesitas permisos específicos, y todos los parques nacionales que visité tenían horario de entrada y salida. Curiosamente, aunque en la mayoría del país no hablan ni una palabra en inglés y todos los carteles informativos están en chino, el idioma no fue una limitación. La amabilidad de las personas fue suficiente para entendernos. Pero nunca se sabe, igual algún día lo visito de nuevo.

Entremos en lo práctico ¿Qué equipo llena tu mochila en tus salidas fotográficas?

-Creo que desde el principio he llevado más o menos el mismo material: una cámara réflex (que sustituyo cada poco tiempo porque el salitre las devora), dos objetivos con zoom (24-70 mm y 100-400 mm), bastantes baterías, tarjetas, unos cuantos filtros (polarizador, neutro de 6 pasos, varios degradados neutros), un cable disparador, trapos y un trípode.

Equipo aparte, ¿qué consideras imprescindible a la hora de hacer fotografías como las que tú haces?

-Trabajar, perseverar y profundizar en temas concretos. Las imágenes surgen a medida que conocemos a los sujetos que fotografiamos. También es muy importante ser autocrítico. Analizar la coherencia del trabajo que vamos realizando y no almacenar miles de fotografías en el ordenador. Es imprescindible hacer el ejercicio de analizar por qué algunas fotografías no funcionan, o bien lo contrario, identificar cuales son las cualidades que hacen que algunas de nuestras fotografías tengan fuerza visual.

¿El procesado es importante en tu trabajo?

-Invierto poquísimo tiempo en el procesado, los ordenadores me quitan la energía que almaceno estando en la naturaleza haciendo fotos. Lo que para mí es muy importante en el procesado es que el resultado final sea natural. Trabajo más o menos las curvas de niveles y la saturación en función de cada fotografía, siempre intentando que la edición no desvíe la atención de lo que realmente es importante en la imagen. Si como observador ves una fotografía y tienes la sensación de que lo que ves ha sido creado artificialmente mediante técnicas de edición, la capacidad de la fotografía de transmitir misterio, fuerza o asombro se desvanece.

Si me decidiera mañana a probar este tipo de fotografía…¿qué me aconsejarías?

-Para este tipo de fotografía como para cualquier otro, te aconsejaría no caer en la tentación de reproducir fotografías que ya están hechas. A medio-largo plazo es mucho más estimulante desarrollar una obra personal que tener un gran archivo fotográfico.

Llegados a este punto siempre pregunto por los nuevos proyectos.

-Me gustaría hacer un libro con fotografías y reflexiones de lo que ha sido mi viaje por la fotografía hasta el momento. No es que sea un proyecto nuevo, hace tiempo que deseo hacer este libro, pero como todavía no me he puesto a ello, lo siento como nuevo.

Y por último, algo que suelo pedir siempre: un deseo para esta profesión.

-La tecnología avanza a un ritmo vertiginoso, y hacer y compartir fotos hoy en día es más fácil que nunca. Esto en principio es positivo, pero como contrapartida está la sobresaturación de imágenes, que es de tal magnitud, que la mirada única y trascendental de muchos fotógrafos se perderá en el vasto océano visual de nuestros días. Según el New York Times se estima que en 2017 se harán 1,3 trillones de fotografías. Está claro que las grandes fotografías no se hacen con la tecnología, se hacen con la mirada, y que de esos 1,3 trillones de fotografías solo un porcentaje muy pequeño serán grandes imágenes. Mi deseo es que las grandes fotografías encuentren el camino para salir a la luz.

– – – – – – –

Si queréis conocer algo más del trabajo de Isabel Díez, podéis visitar su página web mientras esperamos poder ver pronto algo de su extraordinario trabajo por estas tierras mañas.

Muchas gracias a Isabel por su amabilidad y le deseamos muchos éxitos en el futuro.

 

 

Anuncios

Autor: Alejandro Lambán Herrero

Aragonés. Amante de la fotografía, de la charla entre amigos, de la vida tranquila... Siempre intentando aprender.

3 pensamientos en “Entrevista a Isabel Díez

  1. Una maravilla de entrevista. No conocía a esta fotógrafa y me ha encantado. Felicidades a Isabel Díez por su gran obra y gracias a Alejandro, una vez más, por acercarnos a fotógrafos tan interesantes

  2. “Crear imágenes a partir del arte de ver”, qué bella descripción de la fotografía. De nuevo, muchas gracias a Alejandro por otra fantástica entrevista. Tampoco conocía a Isabel Díez, así que ha sido un enorme descubrimiento. Desde aquí, enhorabuena por esas impresionantes instantáneas. Como aquella novela y también película “El bosque animado”, parece que te transportan al alma de la naturaleza retratada…

  3. Reblogueó esto en Imágenesy comentado:

    Entrevista realizada a Isabel Diez para el blog de FeZ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s