Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

El viaje a Nepal que terminó en tragedia III

3 comentarios

Trekking de altura, Campo Base. Pisang Peak, 6069 m.

Es ahora cuando empieza la parte seria del viaje. A partir de este momento solamente hay montañas y más montañas.

foto-23-luis_150414_161_1

Contraste entre las casas locales y el lodge  construido para montañeros y caminantes.

Esta última noche toca dormir en un Lodge para montañeros, hecho principalmente de madera, pintado de colores azul y rosa, con techo de chapa y desentonando totalmente con las otras construcciones del pueblo Pisang Alto. No hay calles, son caminos de tierra tal como los dejó la naturaleza y pisoteados por las personas. Este edificio está situado en una ladera a la entrada del pueblo, pegado al camino de tierra, barro y piedras. El resto de viviendas que se ven a primera vista son de piedra seca o poca argamasa, de una planta, madera en el techo y lajas artesanales de pizarra encima. Los inviernos aquí a 3200m tienen que ser muy duros ya que durante varios meses al año están cubiertos de nieve, con temperaturas muy por debajo de 0ºC y rodeados de montañas de 7000 y 8000 m. El Annapurna II de 7937m., justo enfrente, al otro lado del valle, parece que se puede tocar con la mano. Para un montañero este momento es sublime, de modo que a pesar de lo cansado que estoy no me doy cuenta que llevo la mochila a cuestas y me quedo petrificado observando el paisaje tan espectacular y con una paz absoluta.

El instinto fotográfico aparece enseguida y  la inquietud de salir a fotografiar a diestro y siniestro; en cualquier dirección que mire hay motivo para ello.

Como todos los días la llegada es a media tarde, siempre se prevé tener un margen de varias horas de día para posibles imprevistos que pudiesen ocurrir durante el trekking.

foto-28-luis_150416_105_1

La habitación del hotel

Tras tomar posesión de la habitación correspondiente, cargo con el equipo fotográfico y nos vamos a recorrer el pueblo. Está en una ladera a 100 m. sobre el cauce de río Marshyangdi que nos ha acompañado durante todos los días del trekking. Empezamos a 760 m.s.n.m. en Besisahar y 5 días más tarde estamos en Pisang Alto a 3290 m.s.n.m.

foto-24-luis_150414_240_1

Las casas de piedra y tejado de lajas de pizarra, con pequeñas calles o callejones en cuesta e inclinadas y de tierra o empedradas con grandes piedras rústicas, ofrecen muchos motivos a fotografiar.

La plaza central del pueblo consta de una zona de tierra inclinada de unos 80 x 40 metros. En el centro y a lo largo hay un templo de oración (unos 30 metros con 50 molinillos de oración). Los tornos hay que hacerlos girar con la mano en el sentido de la agujas del reloj. Los montañeros o turistas lo hacemos por curiosidad pero los locales lo hacen con devoción y con mucha frecuencia.

La tarde la terminamos en lo alto del pueblo en un templo budista donde pedimos que Buda nos conceda suerte en la ascensión al Pisang Peak de 6.196 m., con la correspondiente y voluntaria aportación económica. El sol se está ocultando y las vistas son impresionantes.

Hasta ahora nuestro guía ha sido Harisharan, pero durante la cena nos presenta a Kaila, que va a ser el nuevo guía de altura y el que va a dirigir al grupo por la montaña hasta que volvamos a Pisang Alto de nuevo.  Kaila se expresa en nepalí, por lo que será Hari el traductor al español del plan de la expedición para los próximos días que Kaila ha previsto.

Ya en un nuevo día, como de costumbre a las 7, a desayunar, pues a las 8 horas empezamos a caminar, y desde el primer momento en fuerte pendiente. La expedición está compuesta por Jit, Sudaran y Basu como porteadores (sherpas); Kaila y Hari como 1º. y 2º. guía respectivamente; y Domingo y yo como montañeros. Me siento un tanto extraño, muy satisfecho de estar en esta situación, disfrutando de ver y fotografiar estos paisajes nunca vistos y tan únicos, pero con la preocupación de si en algún momento el mal de altura me va a afectar o mis fuerzas flaquearán, con la correspondiente repercusión al resto de los componentes del grupo. Lo único que puedo hacer es seguir las instrucciones de Kaila, caminar seguro y colaborar en el grupo.

A la salida del pueblo de Pisang, en unos campos de cultivo, vemos una señora que extiende los montones de estiércol con las manos, lo que nos da una idea del tipo de vida de los habitantes de esta aldea.

foto-25-luis_150415_059_1El camino es empinado desde el primer momento y a la media hora nos encontramos a una altura que nos permite ver una excelente panorámica rural con sus campos de cultivo y el río Marshyangdi en el fondo del valle.

Poco a poco y sin tregua en la pendiente del camino vamos ganando mayor altura. Los tres sherpas transportan cuatro equipajes, por lo que de vez en cuando alguno se adelanta, deja el que lleva, baja de vacío y vuelve a subir con el cuarto equipaje. Para esta operación se van relevando los tres sherpas, por lo que cada uno baja y sube cargado un tercio del camino más.

foto-27-luis_150416_067_1

Kaila y yo en C. B. Pisang Peak. A nuestra espalda el macizo de los Annapurnas

Los guías transportan su propio equipaje, pero del nuestro y de todo el equipaje del grupo para varios días –tiendas, esterillas, cocina, letrina, hornillo para cocinar, combustible, utensilios de cocina, comida y otros-  se encargan los citados sherpas.

Poco después de pasar la mitad de camino de subida del día, empezamos a ver nieve y algo más tarde aparece un nevero en una hondonada de la pendiente. Kaila analiza la situación y como no ve posibilidad de poder vadearlo decide trazar una ruta por el medio del nevero. Lentamente y con mucha precaución lo atravesamos todos satisfactoriamente.

foto-30-luis_150416_313_1

Campo Base

La temperatura baja rápidamente y desde que hemos salido de Pisang ya hemos superado los 1100 metros de desnivel. Por fin hemos llegado al Campo Base Pisang Peak. Somos la única expedición aquí en esta ocasión, por lo que nuestro equipo aplana una pequeña capa de nieve en torno a una hilera de piedras colocadas en círculo para montar la tienda de Domingo y mía en muy poco tiempo y así poder resguardarnos del frío helador.

foto-29-luis_150416_270_1

Nuestra tienda

Nos entregan nuestras mochilas con material de montaña y abrigo. Apenas acabamos de instalarnos cuando Hari se asoma a la tienda para traernos un tazón de caldo caliente. No sé de qué es y me sabe fatal, pero al cuerpo le va de maravilla.

Me encuentro pletórico, satisfecho, encantado de encontrarme donde me encuentro, ya que el paisaje es grandioso: altas montañas nevadas, hondos valles y frío helador, con mucha dificultad para hacer fotografías. Mientras subíamos ha estado nublado, incluso ha nevado un poco, pero a la puesta de sol ha despejado y he podido fotografiar el Annapurna II bañado con los últimos rayos solares.

foto-26-luis_150416_064_1

 

 

foto-31-luis_150416_295_1

Efecto aural

 

Ya con las últimas luces del día cenamos en la tienda-cocina y otros usos, con el hornillo de queroseno a todo gas, tanto que apenas puedo respirar. Kaila nos informa de las previsiones para los próximos días: mañana ascender al Campo I y pasado mañana alcanzar cima si se puede en el Pisang Peak, volviendo a dormir a su campo base.

Durante la noche el tiempo no ha mejorado y las previsiones meteorológicas para los próximos días anuncian aún peor, está nublado y sopla un fuerte viento. Kaila decide intentar llegar al Campo I y rechaza la posibilidad de alcanzar la cima. Lo aceptamos con tristeza y resignación, pero no hay otra opción.

foto-32-luis_150416_306_1

El grupo junto a la estupa de oración

Nos equipamos como corresponde: piolet, crampones, equipo de alta montaña… y arrancamos a la conquista del Campo I.

Con un cóctel de mucha nieve en tierra, sol, nubes, fuerte viento y cayendo copos de nieve, llegamos al Campo I.  Hemos ascendido a 5400m aproximadamente y a esta altitud se acusa seriamente la dureza del clima; cuesta respirar, cada pocos pasos hay que parar para coger fuerzas, sintiendo mucho frío. Por encima de nuestras cabezas una densa capa de nubes.

Con dificultad nos hacemos las fotografías de rigor y vuelta al campo base.

foto-33-luis_150416_093_1

Hito del Campo I

 

foto-34-luis_150416_102_1

Detalle de la cima del Annapurna II

Ya de regreso al campo base, Hari nos da una sopa que ha preparado el cocinero, una sopa que para mí es poco agradable, por lo que no la quiero, pero Hari me convence, ya que dice que es buena para mi salud. ¡Maldita la hora en la que la tomé! Al poco rato empiezo a encontrarme mal, con ganas de vomitar y diarrea. Esto hace saltar las alarmas por si fuera una mala digestión o el comienzo del mal de altura, ya que ambas cosas son posibles. Yo no tengo experiencia y, por lo tanto, me asaltan las dudas, mientras Hari como responsable de la expedición piensa en minimizar el riesgo. Lo último que quiere, lógicamente, es verse implicado en un caso grave de un montañero afectado por mal de altura, por lo que activa, previa consulta al grupo, el protocolo de emergencia, que consiste en bajada de altura del implicado y solicitud de rescate para asistencia sanitaria.

Entre día y noche con mal temple y acompañado de Hari y un sherpa, vamos descendiendo hasta el pueblo de Pisang ya entrada la noche.

A la mañana siguiente ya me encuentro bien, por lo que efectivamente ha sido una mala digestión, pero como el rescate ya ha sido activado no se puede parar, de modo que llega el helicóptero y soy trasladado a un hospital de Katmandú.

foto-37-luis_150417_114

Continuará…

 

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “El viaje a Nepal que terminó en tragedia III

  1. Me quedo pegada al ordenador leyendo tu aventura, es impresionante y admirable. Unas fotos magníficas y un relato entre inquietante y sorprendente.
    Enhorabuena y mi más sincera admiración

  2. Realmente apasionante. Gracias por compartir con nosotros esta magnífica experiencia

  3. Pingback: El viaje a Nepal que terminó en tragedia IV | Fotograf@s en Zaragoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s