Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Vivian Maier, del anonimato a la evocación de Todd Haynes en “Carol”

7 comentarios

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (1)Vivian Maier (Nueva York, 1926-Chicago, 2009). Quienes la conocieron aseveran que le disgustaría contemplarse hoy como fenómeno mediático dentro del ámbito fotográfico. Falleció en la pobreza y anonimato artístico pero el azar quiso que un joven estudiante descubriera su obra oculta y la mostrara al mundo. Su nombre trascendió incluso al cine cuando el director norteamericano Todd Haynes la citó entre las referencias de esa joya fílmica titulada “Carol” (2015). Un par de años antes, el documental “Finding Vivian Maier” desvelaba parte de la curiosa vida de esta autora autodidacta, desdoblada entre su faceta laboral como niñera y su privada pasión por atrapar todo con su cámara.

La Fundación Canal y PHotoEspaña 2016 han promovido en Madrid una deslumbrante muestra de su trabajo, integrada por 120 fotografías, mayoritariamente en blanco y negro, y 9 películas en Super-8. Un paseo global por el universo en imágenes de esta solitaria e introvertida mujer actualmente considerada como uno de los mejores exponentes de la fotografía de calle.

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (2)

Al inicio del recorrido expositivo un espejo nos recibe: un guiño al tipo de autorretratos que cultivó Vivian Maier. La tentación está servida…

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (3)

Entre las fotografías se alternan varias de las grabaciones en Super-8 que tomó Maier en sus últimas décadas.

Finding Vivian Maier-Film

Entre la oferta de la muestra, la posibilidad de visionar un sobresaliente documental sobre su vida.

¿Quién fue Vivian Maier?

Parte de la respuesta se contiene en el interesantísimo documental que en 2013 codirigió John Maloof, gracias al cual se ha rescatado del olvido a esta mujer “paradójica, valiente, misteriosa, excéntrica, reservada…”, calificativos con los que, al inicio de los ochenta ligeros minutos de su metraje, intentan definir a Maier quienes la conocieron. A través de entrevistas a estos y a expertos en arte y con el hilo conductor de Maloof narrando su experiencia, se va iluminando la figura de una mujer de la que aún quedan aspectos clave ignorados en la sombra.

Invierno, 2007, una caja plena de negativos adquirida en una subasta en Chicago. John, su joven comprador, cuenta a cámara cómo se la llevó porque precisaba fotos antiguas para un libro de historia que estaba escribiendo. Le dijeron que pertenecía a una tal Vivian Maier, de la que en su posterior búsqueda en Google no encontró absolutamente nada. Su curiosidad le llevó a escanear los negativos. Como le gustaron los resultados abrió un blog y publicó varios cientos de aquellas fotografías. El enorme éxito de la respuesta popular le animó, a lo largo de los años sucesivos, a seguir investigando sobre su autora y a recopilar su obra a la venta. Descubrió que había trabajado como niñera y que era una mujer solitaria sin familia. Tras conseguir numerosas cajas con objetos personales se sintió desbordado: toda una vida en ellas… Unos 100.000 negativos, 2.000 rollos de película en blanco y negro y 700 rollos en color sin revelar. Aunque museos e instituciones oficiales no le prestaron ningún apoyo al principio, Maloof, infatigable al desaliento, consiguió que los medios de comunicación se hicieran eco de la calidad del descubrimiento y que especialistas analizasen la obra. Se valoró a su autora como “una fotógrafa genuina”, con una visión propia que comprendía la naturaleza humana y el corazón de la calle, comparándola con otros fotógrafos coetáneos como Robert Frank, Lisette Model, Helen Levitt y Diane Arbus.

En “Finding Vivian Maier” se nos revela su ascendencia francesa, su estancia en Nueva York y luego en Chicago, el año que viajó sola alrededor del mundo, las varias décadas en que trabajó cuidando niños… Los testimonios de varios de ellos son fundamentales para componer el perfil de una mujer que casi no se relacionaba pero nunca se separaba de su cámara fotográfica, con una pulsión casi obsesiva por registrarlo todo con ella sin que, aparentemente, le importase el resultado, pues nunca nadie lo vio (celosa incluso de que accedieran al cuarto donde guardaba su particular universo). Parece ser que con los años su carácter se tornó hosco y casi terminó en la indigencia, en paralelo a sus retratos urbanos más conmovedores, que evitó gracias al alquiler que le fueron pagando los hijos de una de las familias que en el pasado la contrataron. El documental, manteniendo el ritmo, el interés por las declaraciones y sustentado por una música que sutilmente, de ligera a grave, apoya el progresivo desenlace dramático de su personaje, deja clara la pasión fotográfica de Vivian Maier y en el aire un sustancial interrogante: ¿por qué nunca quiso compartirla con nadie?

La exposición

Su selección nos permite trasladarnos a las calles de Nueva York y Chicago de la segunda mitad del siglo XX a través de seis secciones agrupadas temáticamente: Infancia, retratos, formalismos, escenas de calle, autorretratos y fotografías a color.

Los niños forman parte esencial tanto en la vida como en la obra de Maier. Aquellos a los que cuidó fueron a menudo modelos en sus situaciones más cotidianas, y otras muchas veces testigos, en sus paseos conjuntos, de cómo ella fotografiaba a otros pequeños tanto en sus juegos como en sus expresiones más espontáneas y, sobre todo, en sus relaciones con los adultos. Gestos de curiosidad, de asombro, de llanto… la esencia del firmamento infantil capturada a través de su cámara.

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (4)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (5)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (7)

Junto a los niños, en los retratos centra su atención principalmente en mujeres, ancianos y vagabundos. Elocuente es su diferente forma de abordarlos. Mientras los menos favorecidos, con los que se identificaba, son captados a cierta distancia, con respeto, o en posados sencillos y sobrios, a los individuos de clases altas gusta de provocarlos, a veces en choques deliberados, para fotografiar sus reacciones.
Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (9)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (10)

Como se aprecia en el apartado clasificado como “formalismos”, no solo le interesaba la figura humana, también cualquier elemento o conjunto que le favoreciese una composición sugerente. Cualquier detalle del paisaje urbano podía, en su juego de líneas, volúmenes y texturas, transmitirle sensaciones que inmortalizar en un peculiar minimalismo visual.
Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (11)

Plato fuerte de la muestra resulta la sección “escenas de calle”, donde desarrolla ampliamente su habilidad en lo que ahora llamamos fotoperiodismo. El latido urbano detenido en sus imágenes, como en aquella donde capta los preparativos de una foto de grupo en un gran patio interior, la rutina de los pasajeros de un tren leyendo la prensa o el descanso de unos marineros frente a unos grandes almacenes.

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (15)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (13)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (14)Los autorretratos marcan especialmente la trayectoria de Maier, tema recurrente pero siempre evitando la confrontación visual, apareciendo fragmentada como un secundario elemento en retratos ajenos, o distorsionada, vislumbrada o identificada en siluetas, cristales, espejos y soportes de todo tipo. Significativas fórmulas de representación indirecta en consonancia con su enigmática personalidad.Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (16)

Las fotografías más recientes, a partir de 1965 y ya en color, se agrupan en el tramo final. Sustituye en estos años su cámara Rolleiflex, con la que podía pasar bastante desapercibida, por una Leica, más ligera y con el visor a la altura de la mirada, lo que ya no le permite rehuir el contacto visual con los demás. La exposición nos ofrece un muestrario de imágenes donde su autora parece divertirse subrayando los vívidos contrastes de su entorno más colorido.Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (17)

Vivian Maier_Street photographer_Foto AtmosferaCine (18)

Concluye la muestra con un conjunto de negativos en blanco y negro sin conexión temática, como estos en los que su autora deja testimonio de su presencia en el estreno cinematográfico de “Espartaco”, con su protagonista Kirk Douglas entre los asistentes.

Vivian Maier, recordada por Todd Haynes en “Carol”

Vivien Maier_Carol_Todd Haynes

El cineasta Todd Haynes vio el citado documental y, conociendo las peculiaridades estilísticas de Maier, la incluye entre las referencias de su obra maestra “Carol“, y no solo en lo visual. Mujeres buscando su lugar en el mundo. La joven Therese (Rooney Mara) evoluciona de fotografiar “pájaros, árboles, ventanas…” a retratar a gente, a quien evita al principio por sentir que con ello invade su privacidad. Y su primera foto en este sentido tiene como objetivo a Carol (Cate Blanchett), con cuya relación inicia su camino hacia el autodescubrimiento y la madurez. Igualmente, Vivian Maier parece necesitar, a través de su presencia en reflejos y sombras de sus instantáneas, esquivar su tendencia a la invisibilidad y encontrarse a sí misma, reconocerse, sentirse en su vocacional identidad.

Datos curiosos:

  • Equipo fotográfico: La primera cámara de Maier fue una Kodak Brownie con bastantes limitaciones. En 1952 se compró su primera cámara Rolleiflex, de la que usó varios modelos. Más tarde utilizó una Leica IIIc, una Exakta Ihagee, una Contarex Zeiss y otras cámaras SLR. Mayoritariamente usó película Kodak Tri-X y Ektachrome.
  • Las becas Vivian Maier: En 2009, durante el proceso de investigación sobre su figura, John Maloof se enteró a través de un obituario de Internet del fallecimiento de Vivian. Ya que murió sin sucesores y su legado fotográfico le ha cambiado la vida, John destina parte de los ingresos de la venta de su trabajo y del film “Finding Vivian Maier” a un fondo de becas que lleva su nombre destinado a la formación de mujeres estudiantes en la prestigiosa Escuela del Instituto de Arte de Chicago (SAIC).
  • Otras exposiciones de Vivian Maier en España: Como me apunta Pilar, mi amiga cinéfila de Benavente, la primera gran exposición a nivel europeo protagonizada por esta fotógrafa pudo contemplarse en la Sala Municipal de San Benito de Valladolid entre mayo y julio de 2013, con el mismo contenido que la aquí reseñada de Fundación Canal. Indagando por la Red, Madrid acogió una muestra más reducida (30 fotografías y una grabación en Super-8) de Maier en septiembre de 2015 en Bernal Espacio Galería. Hasta el próximo 10 de septiembre podrán también verse en Barcelona ochenta fotografías, la mayoría inéditas, bajo el título “Vivian Maier. In her own hands”, en la Fundación Foto Colectania. El éxito de acogida de todas ellas demuestra el interés que sigue suscitando la obra de esta singular artista.

Concluyendo y volviendo al largometraje “Carol”, John Magaro, en su papel de Dannie, toma notas compulsivamente de las películas que ve porque está estudiando “la relación entre lo que dicen los personajes y lo que sienten”, todo un guiño interno de Todd Haynes a la historia de amor entre las dos protagonistas del relato. Si lo vinculamos con la dual Vivian Maier, persisten los interrogantes sobre su comportamiento al aislar de los demás con afán su tesoro escondido, pero de igual forma que palabras y sentimientos no siempre coinciden de cara al exterior, una observación detallada puede desvelar su subterránea conexión, como nos permite la ingente obra de esta niñera casi olvidada, que con sus fotos expresa una mirada especial en perenne inquietud de aprehensión. Mirada que por su deseo de preservarse íntima aún se nos manifiesta como más fascinante y poderosa.

Web oficial de Vivian Maier

Anuncios

7 pensamientos en “Vivian Maier, del anonimato a la evocación de Todd Haynes en “Carol”

  1. Me ha encantando el artículo.
    Gran exposición

  2. MMmmmm… no está mal. Pero a mi entender la inspiración para el personaje de Therese Belivet, que en la novela es diseñadora de escenarios, está más basado en la fotógrafa Ruth Orkin (http://www.orkinphoto.com/) que en Vivian Maier. Observad el autorretrato en la página cuyo enlace he incluido… y os resultará familiar el estilo. Así como la de la página de biografía (http://www.orkinphoto.com/biography/). Y creo que echando un vistazo a las fotos de ambas se entiende. Por otra parte, el estilo visual de la película está en consonancia con el precursor de la fotografía documental en color de calidad, Saul Leiter. En cualquier caso, Orkin y Maier, aunque con estilos diferenciados fueron contemporáneas y por lo tanto también se les puede encontrar cosas en común.

    • Efectivamente, Carlos, el estilo visual de “Carol” tiene como fuente principal la fotografía de Saul Leiter. Tanto Todd Haynes como Ed Lachman, su director de fotografía, ya lo tuvieron presente en la mini-serie que rodaron juntos para la HBO en 2011: “Mildred Pierce”, que contiene planos y hasta escenas precursoras directas del look de “Carol”. Si bien, Haynes, desde que presentó su película en el Festival de Cine de Cannes ha reconocido muchos otros nombres como parte de su lenguaje de referencia, citando expresamente a diversas fotógrafas de la época en que se ambienta el film: Ruth Orkin, Helen Levitt, Esther Bubley y también Vivian Maier. De hecho, el cambio de vocación del personaje de Therese, de diseñadora de escenarios teatrales en la novela a fotógrafa en el guion cinematográfico, aporta un añadido semántico a su evolución. Ed Lachman también ha declarado que el personaje de Therese le recuerda mucho a Vivian Maier en su dualidad y forma inicial de relacionarse. Dejo el enlace a una entrevista donde se refiere a ello y a otros interesantes aspectos de su trabajo en esta película:
      http://www.afcinema.com/Cinematographer-Ed-Lachman-ASC-speaks-about-his-work-on-Todd-Haynes-s-Carol.html

      • Sí, yo también había leído algunas declaraciones en las que repite más o menos lo mismo en distintos medios. Creo que cuando estrenaron la película unas declaraciones casi coincidentes salieron en The New Yorker. Pero dejando de lado que en realidad Therese Belivet es el alter ego de la propia Patricia Highsmith, aunque la historia no sea autobiográfica, o por lo menos no del todo, más me imagino yo a Therese similar a la aventurera joven Ruth Orkin que a la Maier… que aunque buena fotógrafa debía ser un poquito siesa.

  3. Magnífico e interesante artículo. Realmente los grandes fotógrafos de la fotografía de calle pueden y deben servirnos de fuente de inspiración. Gracias Ana

  4. Magnífico artículo. Sigo aprendiendo. Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s