Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

El viaje a Nepal que terminó en tragedia I

7 comentarios

Luis_150416_104Cuando nuestro compañero Luis Lain viajó a Nepal en Abril del 2015, todos seguimos sus pasos a través de Facebook, donde iba publicando alguna que otra foto. Cuando nos enteramos del terrible terremoto que asoló la zona y sabiendo que Luis todavía podía estar allí, nos inquietamos por su situación y fue también por Facebook que nos tranquilizó él mismo. Afortunadamente se encontraba bien.

A su regreso nos trasladó su preocupación por el estado tan espantoso en que se había quedado el país y su inquietud por las familias con las que se había relacionado, que aun bien físicamente, lo habían perdido todo, incluso sus hogares.  Al mismo tiempo, oyendo sus palabras emocionadas cuando nos contaba su experiencia y viendo la cantidad de imágenes que se había traído, pensamos que había material para publicar en el blog.  Así se lo propusimos y aceptó encantado, aunque nos pidió tiempo, ya que eran muchísimas las fotografías que tenía que revisar y también mucho lo vivido. Había que ordenar todas esas experiencias y, lo más importante, las emociones.

Algo más de un año después, nos hizo llegar las primeras entregas, que poco a poco iremos publicando:

Primera. Viaje y Katmandú.
Segunda. Treking a Galdaki y Valle del río Marshyandi. Pisang alto, a 3400 m.
Tercera. Treking de altura, Campo Base. Pisang Peak, 6069 m.
Cuarta. Terremoto y regreso a España.

Comencemos este interesante diario de viaje…

VIAJE A KATMANDÚ

Los viajes y la fotografía.  No concibo empezar este artículo de otra manera, ya que cuando voy de viaje –en especial los de aventura y en solitario- no disfrutaría lo mismo sin mi cámara de fotos. Sus tarjetas de memoria son vulnerables, pero mi memoria con el paso del tiempo mucho más. Para mí es casi tan importante como el pasaporte y más que la tarjeta de crédito o la cartilla de vacunación.  Nuestro recuerdo de las imágenes que vemos y las sensaciones que vivimos es transitorio, pero las imágenes grabadas son permanentes y cuando las volvemos a ver en el futuro volvemos a revivir, en la mayoría de los casos, las sensaciones experimentadas.

El dilema viene a la hora de decidir qué equipo fotográfico me llevo en el viaje.  Después de haberle dado mucha vueltas creo que hoy lo tengo claro, pero mañana no lo sé.  En mi caso, antes de decidir el equipo tengo en cuenta tres situaciones: si el viaje es en pareja me vale con la cámara del móvil o una compacta cualquiera; si es en familia puedo llevarme algo más de equipo incluido el trípode, pues en algún momento podré hacer alguna escapada y perderme durante dos o tres horas; cuando voy en solitario me llevo lo que más utilizo, la Canon 60D con el objetivo 17- 55 f2.8, que me cubre más del 90% de las imágenes que pretendo hacer en los viajes y la Canon G15, que realiza unas capturas muy aceptables, unos buenos vídeos y que también utilizo como segunda cámara en caso de avería en la cámara principal, práctica de deportes de riesgo como parapente, escalada, rafting u otros o visitas a lugares donde no quiero llamar la atención por distintas razones (prefiriendo pasar desapercibido, por seguridad u otros motivos).

Si me voy a lugares remotos, lejanos y espectaculares, tengo que estar preparado para no venirme sin imágenes en caso de anomalía en el equipo principal, avería, pérdida, robo u otros.  En este caso el viaje es de aventura, tendré que estar la mayor parte del tiempo fuera del alcance de cualquier tienda de fotografía y en muchas ocasiones varios días sin poder recargar las baterías, por lo que es mejor portar suficientes tarjetas, baterías de repuesto y demás accesorios. En esta ocasión me llevo 96 Gb, en tarjetas de 8, 16 y 32 Gb. de alta calidad, pues me dan más garantía de funcionamiento y mayor comodidad de almacenamiento que otros medios, a la vez que en caso de fallo en alguna tarjeta solo pierdo las imágenes que incluya. En cuanto a las baterías me llevo tres para la cámara principal y dos para la secundaria, a ser posible las originales de la cámara, ya que me dan mejores resultado y fiabilidad que las segundas marcas. También voy provisto de un cargador autónomo de baterías para múltiples usos de recarga, GPS, teléfono, etc.Foto 1. Aeropuerto Adolfo Suares (MAD)

Para mí un viaje se inicia cuando empiezo a pensar en él, y fotográficamente cuando despega el avión. Será una manía pero la compacta siempre la llevo a cuestas y preparada, con la esperanza de que mi asiento coincida con la ventanilla según he solicitado en el check-in, aunque esto a veces cuesta dinero. Siempre espero que en el transcurso de los vuelos pueda tomar alguna imagen inédita y que no pueda ser captada desde ningún otro lugar. Aunque no tenga nada de particular, aquí os dejo la primera de este viaje, en el momento de despegar en el aeropuerto de Madrid, con los Flaps y Stes retirados.

Después de 27 horas de viaje y de haber pasado por los aeropuertos de Roma y Abu Dabi, llegamos a Katmandú donde nos está esperando Harisharan Karel, responsable de la expedición al Pisang Peak, 6069 m, y que nos acompañará durante los 18 días que dura la expedición, que está compuesta por mi compañero Domingo y yo. Con la ayuda de Harisharan Karel como jefe, Jit como sherpa en el treking de aproximación y Kaila como guía de altura, también nos acompañarán Sudarsan y Yosu como sherpas para el treking de altura.

Nada más llegar al aeropuerto Tribhuvan Internacional de Katmandú y después de pasar los controles reglamentarios, nos sumergimos en el ambiente nepalí, tan diferente al que estábamos acostumbrados hasta ese momento, por lo que las manos se me van en busca de la cámara para inmortalizar tantos y tantos motivos interesantes que veo.

Harisharan (Hari) nos da el saludo reglamentario de nepal con el “Namaste” las palmas de las manos en el pecho y colocándonos en el cuello el collar de crisantemos naturales amarillos.

Nos introducimos a duras penas en un coche utilitario tipo Ibiza de primera generación con el equipaje completo para toda la expedición, que no es poco. Hay bolsas de viaje por todos lados y con gran dificultad podemos cerrar las puertas.

Por una carretera polvorienta y abarrotada de tráfico iniciamos el camino en dirección a nuestro hotel Hana situado en el barrio de Thamel.  En este barrio se concentra la esencia de Katmandú, con una extensión aproximada de 2×1 km. Compuesta por un conglomerado de calles, callejuelas y callejones. La primera vez que paseamos por él todos nos desorientamos, pero no hay pérdida, o te encuentras con la calle que has empezado o se te termina el barrio claramente marcado por el tipo de tiendas, mercados o arquitectura y tenemos que dar la vuelta.  A este barrio es donde vamos a parar el 90% de los turistas y donde se ubica la mayor parte de hoteles, agencias de viajes y aventura, artesanía y regalos, además de todo el mercado para los locales.

El ambiente es espectacular: calles con asfalto viejo o de tierra y sin aceras, tiendas abiertas a la calle unas pegadas a otras y con sus productos colgados en los lados y por arriba de la tienda; por la calle, coches, motos, rickshaws, carros manuales, bicicletas y peatones, todos circulando a su aire y amontonados, pitando sin parar.  No pitan para que nos apartemos, pitan para que continúes en la misma dirección y velocidad, pues el que pita ya tiene calculado el no atropellarte. Es como un enjambre: espacio que deja una abeja, espacio que ocupa otra abeja.  En más de una ocasión he visto motos enganchadas de lo cerca que circulan; sus conductores son unos auténticos equilibristas y eso que en mucha ocasiones van dos, tres y hasta cuatro en el mismo vehículo.

Las dos o tres plantas superiores de los edificios son ocupadas por viviendas u oficinas de las agencias de viaje. Las fachadas son grandes carteles anunciadores de todo tipo de servicios y productos, los de una casi llegan a tocar con los de la fachada de enfrente. Esto por el día, pero por la noche hay que añadir el condicionante de que el alumbrado público no existe o no funciona. En la mayoría de los casos la única iluminación es la de los coches utilitarios con sus pequeños y sucios faros. Ya me he acostumbrado, pero la primera vez que paseé por ese ambiente, estuve la primera hora pegando saltos, creyendo que me atropellaban por todos lados.

Motivos de interés fotográfico los hay continuamente, por lo que es difícil sujetar el dedo para no apretar el botón del obturador de la cámara. Hay que dosificar la capacidad de memoria de las tarjetas y acabamos de empezar el viaje.

Foto 2. Fuente de suministro de agua de uso domestico

Como no llega el agua corriente a todas las viviendas, con frecuencia encontramos plazas donde hay un foso y grifos para el suministro de agua. Por lo general estos espacios están construidos con piedra picada en paredes y suelo. Los grifos suelen ser de bronce con forma de cabeza de animales. El tamaño de estos fosos varía desde 2x4x1 m. y un grifo, hasta 20x20x4 m. con dos o tres grifos. Estos espacios se emplean tanto para recoger agua en bidones como para lavar todo tipo de utensilios domésticos y el aseo personal de la gente. Curiosamente nunca he visto asearse un hombre en estos lugares.

Antes de comenzar la expedición al Pisang Peak tenemos dos días libres y yo los voy a dedicar a hacer lo que más me gusta de mis viajes en solitario y por libre: introducirme en el ambiente local más auténtico que puedo.

Me levanto temprano, cargo con el equipo fotográfico, baterías llenas (fundamental) y a la calle, de safari fotográfico. Con las luces más madrugadoras lo primero que encontramos son los basureros barriendo las calles con todo lo tirado el día anterior y regándolas para evitar que se levante polvo en las horas iniciales. No hay papeleras ni contenedores por ninguna parte, por lo que es normal arrojar todo al suelo. Los basureros van por parejas con un triciclo de pedales y escobas hechas con ramas de arbustos, no suelen llevar pala, recogen la basura con las manos y sin guantes.

Poco más tarde va apareciendo el comercio callejero en las plazuelas y en espacios más amplios con los productos locales: muchas clases de verduras, frutas, gran variedad de setas, frutos secos, huevos… No hay mesas, ni estanterías, ni ningún tipo de asientos, todo va a parar al suelo, incluso los vendedores están sentados allí por lo general.

Otro negocio matutino que aparece es el de los desayunos. Todos desayunan en la calle. Habitualmente son familias completas las que durante dos horas preparan estos desayunos sentados en el suelo con un hornillo de queroseno y la tetera de aluminio para preparar el “Te masala” (Té, leche y variedad de especias).

En la imagen estoy  desayunando con una de las familias,  incluida la niña que la llevan a todas partes. Son encantadores. No nos podemos comunicar verbalmente, pero me transmiten simpatía, cariño y una paz enorme.

La simpática niña dejándose fotografiar mientras sus padres preparan desayunos. Yo también disfruté de lo lindo con ella. A sus padres también se les veía contentos al pedirles permiso por señas para realizar las fotografías a su hija.  La niña, igual que sus padres, lleva la señal roja que todos los hinduistas se hacen en la frente en cualquier momento del día cuando pasan por algún templo.

Este sacerdote hinduista sentado en la calle realiza una ceremonia y oraciones para los vecinos del entorno. El cáliz o copa, la campanilla, distintas clases de hierbas y el agua no pueden faltar en este tipo de celebraciones. Estos sacerdotes van por las plazas oficiando estas ceremonias y viven de las limosnas de sus fieles.

Hay muchos templos históricos por todo el valle de Katmandú, principalmente en las plazas principales de las ciudades. Desgraciadamente en la actualidad la mayoría de ellos están derruidos y los pocos en pie sobreviven seriamente dañados por el terremoto que acontenció el 25 de abril de 2015, de grado 7,8 de la escala Richter.

En Nepal prácticamente el 100% de las personas creen en una religión, estimándose que el 80,6% de la población es hindú, el 10,7% es budista, el 4,5% es musulmana y el 4,2% pertenece a otros grupos creyentes.
Foto 7. Entrada a estupa BudistaEsta imagen corresponde a la estupa del templo Swayambhunath, que uno de los más importantes de Katmandú. Popularmente se le conoce como el templo de los monos, por la gran cantidad de ellos que viven en este lugar con total libertad.
Foto 8. Templo BudistaEsta cúpula es típica en todos los templos budistas, con ojos de Buda pintados en lo alto y con su interior vacío. Alrededor de este templo hay otros muchos más pequeños y otros edificios que le dan servicios.
Foto 9. Pashupatinath
Dentro de la ciudad de Katmandú, a más de una hora andando del barrio de Thamel y a la orilla del río Bagmati, se encuentra el templo Pashupatinath, una de las construcciones hindúes de Shiva más importantes en el mundo, lugar sagrado donde se celebran los funerales hinduistas por el ritual de quemar los cadáveres, con madera de teca los más pudientes económicamente y de sándalo el resto. Este rincón es todo un espectáculo para los turistas y aficionados a la fotografía. En este caso muy recomendable llevar un teleobjetivo ya que hay muchos motivos interesantes muy alejados.

Está permitido realizar fotografías y hay que pagar para entrar. Al principio me siento incómodo tomando fotos a las escenas tristes de los funerales, siempre desde una distancia prudencial para no incomodar a las personas participantes. Lo llamativo ya empieza mucho antes de la entrada en las calles próximas, pues conviven las tiendas con recuerdos para los turistas con los establecimientos de lamparillas de aceite, gran variedad de polvo de colores y otros productos para las ofrendas que realizan los creyentes a los dioses Shiva y otras representaciones.

También está el lugar donde viven los sadhus, monjes que se desprenden de todo lo material, no se cortan el pelo y se dedican a la oración, no piden dinero pero lo aceptan si se les da y viven en comunidad. A nivel privado no tienen absolutamente nada, comen lo que día a día les llega de donación sin acumular nada, tan solo tienen en propiedad una tela que se ponen como taparrabos, que si es grande se la extienden también por el hombro. Cuando son ancianos se retiran a un local sin puertas y todo diáfano, apartado y fuera del alcance de las miradas de los turistas, a esperar el fallecimiento. También hay mujeres Sadhu que atienden a los mayores, pero yo nunca las he visto por la calle.

Ya en el interior, en un lado del río están los pedestales donde se practican los crematorios. Primero realizan sus rezos y después llevan el cadáver a orillas del río, hasta que sus pies se introducen en sus aguas. Posteriormente llevan el cuerpo al pedestal, encima de la madera, y le prenden fuego. Aproximadamente 4 o 5 horas más tarde barren al río las cenizas y algún pequeño resto del difunto que no se ha quemado. Al mismo tiempo hay niños que están buceando en su sucio interior en busca de algún objeto del fallecido: anillos, monedas, dientes de oro, etc.

En el lado opuesto de su cauce hay un lugar específico para los observadores.

Continuará…

Textos y fotografías:  Luis Lain  (FlickrFacebook)
Anuncios

7 pensamientos en “El viaje a Nepal que terminó en tragedia I

  1. Un relato y unas fotoTeresas interesantísimas.
    Felicidades.
    Teresa

  2. Muchas gracias Luis, por compartir con nosotros tu aventura. Deseando leer el resto. 🙂

  3. Muchisimas gracias Luis, vaya reportaje. Es un lujo que nos puedas contar todo esto de primerísima mano y apoyado por un valiosísimo reportaje fotográfico. Deseando ver el siguiente capítulo

    • Cierto que para mí es muy emocionante y difícil de trasmitir las experiencias vividas. Me satisface que algo pueda llegar a otros y no queden en las memorias. La mía se borra y la del ordenado quedará en el olvido.

  4. Pingback: El viaje a Nepal que terminó en tragedia IV | Fotograf@s en Zaragoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s