Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

José Antonio Duce, fotógrafo y cineasta (y II)

1 comentario

La Zaragoza de Duce_Jose Luis Cintora_Ciclo Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_InicioJosé Antonio Duce cuenta con un espacio propio en El desván de Rafael Castillejo, un completísimo museo digital de recuerdos compartidos, pues sus fotografías son testimonios gráficos privilegiados de su tiempo. Precisamente el ciclo de charlas audiovisuales “Zaragoza en la memoria”, promovido por Castillejo y desarrollado con gran éxito durante los dos últimos años en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de la capital aragonesa, concluyó dedicado a la Zaragoza de Duce. Una sesión que sirvió de homenaje complementario al acto del día anterior en el que se presentó el libro “José Antonio Duce, fotógrafo y cineasta”

Cartel_Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_Jose Antonio Duce

Imágenes del cartel anunciador de la charla representativas de las dos facetas creativas de su autor: el cine y la fotografía

Castillejo, si bien en la divulgación de la charla había anunciado que estaría acompañado únicamente por José Luis Cintora, fotógrafo y amigo desde la infancia de Duce, tuvo la feliz iniciativa de aprovechar la publicación del citado libro para invitar a su autor, Francisco Javier Lázaro Sebastián, para que también asistiese a este acto y compartiese con el público cómo fue la experiencia de abordar este trabajo.

La Zaragoza de Duce_Jose Luis Cintora_Ciclo Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_Pilar y pasarela Ebro

De izquierda a derecha: Francisco Javier Lázaro Sebastián, Jorge Castillejo y José Luis Cintora.

Cintora se encargó del grueso de la intervención transportándonos a la Zaragoza de los años 50 y décadas sucesivas vista por la cámara de su maestro y amigo. Inició el viaje con una foto propia en la que Duce aparece dando indicaciones de pose a una modelo apoyada en un árbol, esto es, en plena dirección de la puesta en escena. Seguidamente mostró una de las más emblemáticas instantáneas de Duce, la que tomó en 1954 a la desaparecida pasarela del Ebro, con la basílica del Pilar al fondo con un par de sus torres aún en construcción; una composición clásica que mantiene su poderío estético subrayado, entre otros elementos, por las pequeñas figuras humanas que atraviesan el sencillo puente. Con la pasarela, asimismo, como elemento protagonista, también mostró “Niebla en el Ebro” (1956), usada como portada en el libro de Lázaro Sebastián; sin duda, como todos coincidieron, una de las más bellas fotos de su autor, desmintiendo el error de que la silueta que aparece en primer término sea la de Duce, tratándose de uno de sus compañeros de la Sociedad Fotográfica de Zaragoza.

De esa década fue también su reportaje sobre el rodaje de “Salomón y la reina de Saba” en los terrenos entonces sin urbanizar del actual barrio de Valdespartera, que movilizó a centenares de extras entre mediados de septiembre y principios de octubre de 1958 para recrear las batallas entre egipcios e israelitas del inicio y fin de la historia. Del conjunto, especialmente popular se ha convertido la imagen de Gina Lollobrigida y Tyrone Power hablando en un descanso de la filmación, máxime tras la inesperada pérdida del actor, que sufrió un infarto poco después obligando a la productora a volver a rodar estas escenas con Yul Brynner, que le sustituyó en el personaje de Salomón. Cintora provocó las primeras risas del público con un chascarrillo presenciado durante una de las tomas: el momento en el que Power tuvo que decir Nos vamos a Jerusalén y un extra del fondo le gritó No pasarás de Casablanca, aludiendo al barrio zaragozano colindante.

La Zaragoza de Duce_Jose- Luis Cintora_Ciclo Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_Tyrone Power_Gina Lollobrigida

Tampoco faltaron risas en el acto gracias a las anécdotas contadas por Cintora en torno a varias fotografías.

Además de su recordada fotografía de arquitectura sobre localizaciones clásicas como las catedrales del Pilar y la Seo, el palacio de la Aljafería y otros rincones histórico-artísticos urbanos, Cintora destacó cómo a Duce le ha gustado humanizar los espacios capturados, lo que refleja estupendamente en su serie para el libro colectivo de 1969 “Zaragoza viva”, editado por la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, donde diversos fotógrafos componen un reportaje que toma el pulso a la ciudad, retratando en sus entornos y comportamientos cotidianos a las gentes que la pueblan. De las incluidas en esa serie pudimos ver varias, como la titulada “En el Tubo”, que plasma en plena efervescencia una de las calles de esta popular zona de tapeo del corazón zaragozano. Aquí Rafael Castillejo intervino para rememorar su personal vínculo con esta foto, no solo porque fue la primera que su autor le cedió para su desván digital, también por lo llamativo de los carteles anunciando el precio de los bocadillos de calamares a 10 pesetas, todo un detalle indicativo de la economía del momento; también aclaró que el paseante trajeado de la izquierda, habitual de la zona, no era ciego pese a parecerlo por su uso del bastón blanco.

Zaragoza de Duce_Jose Luis Cintora_Ciclo Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_El Tubo

“En el Tubo”, una foto que, como apuntó Rafael Castillejo, se convierte en “viral” cada vez que se comparte de nuevo en las redes sociales.

En el ámbito del retrato, otro de los más cultivados por Duce, se proyectaron numerosos ejemplos de nombres relevantes nacidos o residentes en Zaragoza, como el del actor Fernando Sancho (Zaragoza, 1916-Madrid, 1990), rostro frecuente de bandidos mexicanos y secundario en superproducciones norteamericanas como “Rey de reyes” (1961), “Lawrence de Arabia” (1962) y “55 días en Pekín” (1963), y Antonio Piñero, mostrado en acción en una foto publicitaria de su negocio, la primera academia de kárate abierta en la ciudad.
La Zaragoza de Duce_Jose- Luis Cintora_Ciclo Zaragoza en la memoria_Rafael Castillejo_Pepe Sancho_Antonio Piñero

Entre otros reportajes, mención especial tuvo el dedicado a la histórica Sala Oasis, en particular a sus vedettes, que Duce inició a principios de los años sesenta, en los tres primeros años tomando fotos de forma clandestina hasta que el dueño le diera total libertad, y se prolongó hasta finales de los ochenta con la edición de un libro recopilatorio. Una selección se exhibió también en aquella magnífica exposición que tuvo lugar entre noviembre de 2012 y febrero de 2013 en el zaragozano Centro de Historias dedicada a “Zaragoza desaparecida. El ocio en el pasado inmediato“, de la que Castillejo fue embajador especial promoviendo numerosas visitas guiadas.

De las instantáneas a artistas de cabaret se mostraron también varias del otro local emblemático de la ciudad, El Plata; asistente al acto una de sus estrellas, considerada “de la casa” por los muchos años de actuación en la misma, Mary de Lys, con ella tuvo lugar el momento más entrañable de la tarde cuando Cintora, en representación del propio Duce y como sorpresa, le entregó en papel un par de fotos suyas en plena actuación en 1990, captadas en momentos que ni ella misma ahora recordaba. Todo un cariñoso detalle.

Para terminar, se nos proyectó un fragmento de “Culpable para un delito“, ilustrando cómo este largometraje dirigido por José Antonio Duce en 1966 convirtió a la capital aragonesa en urbe con metro y puerto. En este film, gracias a la magia del cine, si bien se rodó íntegramente en Zaragoza, la trama se desarrollaba en una metrópoli indeterminada al borde del mar. Adscrita al género policíaco, al inicio de su historia Martín Baumer (encarnado por el actor sudafricano Hans Meyer, popular por el anuncio televisivo del coñac Terry) se traslada de ciudad ante la llamada de Horacio Ridakis (Antonio Almorós), un viejo amigo que le reclama por un asunto “de vida o muerte”. Bajando ambos por las escaleras del metro, Ridakis resulta apuñalado por la espalda, recogiendo el cuerpo Baumer, que, quedándose con el cuchillo en la mano, es visto por el gentío del entorno como el evidente asesino. Una premisa que evoca escenas similares de “39 escalones“, “Con la muerte en los talones” y “El hombre que sabía demasiado“, reflejando la admiración de Duce y de Emilio Alfaro, coguionistas de la película, por el maestro Hitchcock. La supuesta boca de metro en realidad era un subterráneo paso a nivel existente en la avenida de Madrid para sortear las vías de ferrocarril de la cercana estación de Delicias.

Culpable para un delito_Largometraje_Jose Antonio Duce

Dos fotogramas del film pertenecientes a la escena del metro, que en realidad se recreó con un montón de extras subiendo y bajando por las escaleras de un paso a nivel.

Concluyendo, recomendar de nuevo un paseo por la web de Rafael Castillejo. En concreto, tratándose de José Antonio Duce, por estos enlaces donde se incluye una selección de su trabajo:

www.rafaelcastillejo.com/zaraduce.htm (que concluye con un clip del documental que dirigió en 1961 “Zaragoza, ciudad inmortal”)

www.rafaelcastillejo.com/vedet-duce.htm

Y como muestra de algunos de los últimos trabajos fotográficos de Duce tratados digitalmente, también resulta muy interesante su serie “Zaragoza, la ciudad soñada”, que puede verse en www.gozazaragoza.com/jose-antonio-duce.php

Anuncios

Un pensamiento en “José Antonio Duce, fotógrafo y cineasta (y II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s