Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Visita al Museo Goya

2 comentarios

Museo Goya visitaEl jueves 28 de mayo de 2015 Fotógraf@s en Zaragoza dejó parcialmente a un lado la fotografía para enfocar su atención sobre varias de las otras bellas artes, fundamentalmente la pintura y la escultura. Sin dejarse las cámaras en casa, como veremos. Porque recibimos la invitación del Museo Goya – Colección Ibercaja para hacer una visita guiada, reservada a 25 participantes, a las instalaciones de este museo, uno de los más emblemáticos de la ciudad de Zaragoza.

Este museo fue inaugurado en 1979, como parte de la Obra Social de Ibercaja, y sus fondos procedían fundamentalmente del legado del profesor y coleccionista zaragozano José Camón Aznar, del que tomó originalmente su nombre. Sin embargo, en febrero de 2015 se inauguró de nuevo con el nombre de Museo Goya – Colección Ibercaja, sobre la base de la institución anterior y los fondos mencionados, entre los cuales se encuentra una selección de interesantes y valiosas obras del pintor aragonés Francisco de Goya y Lucientes, de quien recibe su denominación actual.

Museo GoyaEl museo se encuentra ubicado en la Casa del Infanzón Jerónimo Cósida, en la calle Espoz y Mina 23, un palacio renacentista que destaca por su vistoso patio. Como se nos explicó en la bienvenida al museo, este patio era el lugar donde los dueños de los palacios echaban el resto, mostrando su riqueza y poder a través de la exuberante ornamentación de los mismos. Nos contaron que a estos patios en Aragón se les llamaba “lunas”. Y no sé qué experiencia tendréis los lectores de estas líneas que seáis aragoneses, pero de toda la vida en mi casa al patio de luces de los edificios de viviendas se le sigue llamando “la luna”. Lo que yo desconocía es que fuese un modismo local o regional.

En la página en internet del museo podréis encontrar toda la información pertinente para planificar de forma adecuada su visita: horarios, precios, cómo llegar… Incluso para quienes, de momento, no podáis acercaros allí, cabe acceder a una visita virtual (para subir a la planta superior, clic en el número 1 situado en la parte inferior derecha de la imagen panorámica inicial).

Museo Goya con FeZ

Como introducción, nos proyectaron un corto documental, de alrededor de 10 minutos, en el que, a través de las diferentes “miradas” de Goya, se nos daba a conocer su figura y su tiempo, sus principales acontecimientos vitales y el devenir de su obra. Además, por los comentarios que intercambié con otros miembros del grupo, coincidimos en la calidad del montaje, del grafismo y del guion. Casi encuentro una lástima que hasta el momento no lo hayan incluido en su página web, o lo compartan con el público en general a través del canal del museo en Youtube, donde hay comentarios de algunas obras destacadas. Valga como sugerencia, la primera que me surge a vuela pluma tras la visita al museo.

Virgen entronizada de Blasco de Grañén

Tras la bienvenida y el audiovisual, comenzamos la visita propiamente dicha a las colecciones permanentes del museo. Estas están dispuestas en tres pisos. En el primero, encontraremos fundamentalmente los antecedentes y precursores del pintor aragonés. Obras pictóricas y escultóricas del gótico, el renacimiento y el barroco, hasta llegar a la época neoclásica, época con la que se topa el pintor, aunque finalmente adquirirá un estilo más propio del romanticismo y pionero de la pintura moderna y contemporánea.

Sin título

La segunda planta incorpora fundamentalmente la obra de Goya, así como de algunos de sus contemporáneos, caso de sus cuñados los hermanos Bayeu: Ramón, Manuel y, especialmente, Francisco. Además de las obras pictóricas que se exponen, creo que lo más destacado es poder contemplar las cuatro series de grabados de Goya íntegras: Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Disparates, ya que este museo es el único en el mundo que las expone completas de forma permanente.Exposición A mí siempre me han parecido algunas de las obras más geniales del pintor, y como aficionado a la fotografía no puedo dejar de reconocer en el grabado un antecedente en el deseo del ser humano de facilitar la reproducibilidad de la obra de arte, garantizando la consideración de obra artística de cada una de las copias obtenidas a partir del material original del autor.Explicando el grabado

Museo de GoyaFinalmente, la tercera planta incluye obras de artistas posteriores a Goya, con una orientación a aquellos que lo copiaron con más o menos éxito, y de forma más importante a aquellos en los que influyó de forma característica. Ya hemos mencionado su carácter de precursor de muchas corrientes del arte moderno y contemporáneo, pudiendo ver obras de escultores como Gargallo, Serrano o García Condoy, y pintores como Beruete, Barbasán, Palencia o Fermín Aguayo, entre otros nombres ilustres.

Durante la visita, la guía, de cuyo nombre no me acuerdo, fue parándose y explicando una serie de obras seleccionadas del conjunto de las expuestas de la colección de forma permanente. Estas obras, para todos aquellos que todavía no conocéis el museo, son las que en su página en internet vienen agrupadas bajo el epígrafe de 15 esenciales.

Por último, tras la visita guiada, la dirección del museo nos permitió permanecer en las dependencias del mismo con libertad para hacer fotografías, sin flash, como las que ilustran este artículo. A pesar de que la norma general, por alguna indicación que pudimos ver a la entrada, es de prohibición para las mismas. Desde luego, agradecemos el detalle hacia nuestro grupo. Pero quiero aprovechar para lanzar la segunda sugerencia que se me ocurre mientras escribo. Cuando visité París por última vez, en diciembre de 2014, pude conocer la campaña Tous photographes! (¡Todos fotógrafos!). Esta es una iniciativa del gobierno francés, consecuencia de que en la actualidad la práctica fotográfica y fílmica sea omnipresente en las vidas de los ciudadanos. Todo el mundo lleva una cámara en su teléfono móvil, que cada año que pasa es capaz de ofrecer una mejor calidad de imagen en todo tipo de situaciones. Reconociendo la dificultad, por no decir imposibilidad, de luchar con prohibiciones contra quienes toman fotografías del interior de los museos y de los monumentos más destacados, publicaron una declaración de buenas prácticas, promotora de un comportamiento ético (PDF en francés) para todas las partes implicadas. Consta de cinco artículos que establecen la necesidad de: respetar la propiedad intelectual de las obras expuestas, especialmente cuando se comparte en las redes sociales; evitar conductas que puedan producir daños en las obras; no molestar al resto de los visitantes mientras se realiza la fotografía; no molestar a los trabajadores de los museos y monumentos haciéndoles fotografías que probablemente no deseen; solicitar autorizaciones específicas cuando se quiera usar un material especial o las imágenes tengan un fin comercial. Por supuesto, nada de flash, trípodes o “paloselfis”. Reconozco que es más fácil implantar campañas de este tipo cuando las obras artísticas están en propiedad de los poderes públicos. Pero, a pesar de todo, considero que son iniciativas a copiar y a respetar para una mejor difusión de la cultura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalizaré este artículo con mi tercera sugerencia, que no se me ha ocurrido sobre la marcha, sino que la he pensado hace tiempo. En las visitas que he realizado a muchos museos por el mundo, es frecuente que existan los abonos anuales, que por una cantidad superior a la entrada individual pero moderada, permiten a la población local el acceso libre al museo durante todo el año. En estos momentos, con los cuatro euros de la entrada, buena parte de los habitantes de Zaragoza van a visitar el museo en un momento dado, y luego… de forma excepcional o en las jornadas de puertas abiertas, Día de los museos, fiestas locales señaladas, etcétera. Imaginemos que ponemos un bono anual por ocho euros. El equivalente a dos visitas. Pero que permite entrar cuantas veces quieras… ¿No saldríamos ganando todos? Los ciudadanos, que accederíamos más; el museo, que tendría una mayor vitalidad; y la cultura, que recibiría un cierto impulso. Ahí queda.

Y, por supuesto, reiterar nuestro agradecimiento a la dirección y empleados del Museo Goya – Colección Ibercaja por su invitación y por la extrema amabilidad y paciencia de la que hicieron gala durante la visita.

 grupoTexto:  Carlos Carreter

Fotografías:

Anuncios

2 pensamientos en “Visita al Museo Goya

  1. Excelente crónica de una muy interesante visita a un bien organizado museo.

  2. Pingback: [Arte] Visitando el Museo Goya – Colección Ibercaja con Fotógraf@s en Zaragoza | Cuaderno de Ruta V. 3.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s