Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

La laguna de Gallocanta

Deja un comentario

A caballo entre las provincias de Zaragoza y Teruel, y muy cercana también a la de Guadalajara, encontramos la laguna de Gallocanta, un paraíso para muchas especias de aves y, por ende, un magnífico destino fotográfico. Vamos a conocer un poco de ella.

Se trata de la mayor laguna de Aragón y una de las más extensas del país, con la particularidad de ser una laguna salada de origen endorreico (superficie de agua que no evacua ni natural ni artificialmente a ningún lado, por lo que la mayoría de la pérdida de agua se produce por evaporación) La alimentación de agua a la laguna, en su mayoría, es de forma subterránea, de ahí su salinidad (no hay que olvidar que hace miles de años esta zona era un mar interior). Al tratarse de una laguna con un nivel de salinidad muy alto, no es posible la vida de peces en sus aguas, aunque si que alberga multitud de especias acuáticas, sobre todo aves. La evaporación del agua en superficie en los meses de calor, forma playas con una fina costra salina.

Se trata pues, de un ecosistema poco común en zonas interiores y, aunque pudiera parecer que la vida animal pueda ser escasa, nada más lejos de la realidad: la laguna, en determinados meses del año, es un hervidero de vida. Lugar de descanso para miles de aves en sus viajes migratorios, también es un lugar de invernada para otras. Estamos hablando del segundo enclave para aves acuáticas mas importante de toda la península, después del de Doñana.

Miles de grullas, procedente de tierras del norte de Europa, descansan durante octubre y noviembre en las aguas saladas de la laguna en su viaje hacia sus zonas de invernada, que suelen ser tierras del sur de la península y norte de Africa. Aquí consiguen descansar del largo viaje, se alimentan en los campos de los alrededores y duermen durante la noche apiñadas en aguas de la laguna, donde buscan refugio de sus depredadores, principalmente el zorro. Luego, durante los meses de febrero y marzo, vuelven a descansar en su viaje hacia el norte a tierras donde criar.En estas épocas se han llegado a censar más de 100.ooo grullas, todo un espectáculo visual y sonoro.Pero un considerable número de ellas (unas 10.ooo censadas) pasan los meses de invernada en la laguna., junto con otras especies que también invernan o, incluso, pasan todo el año en ella. Podemos descubrir, además de grullas, al porrón común, ánade real, ánade friso, pato cuchara, cerceta común, ánade silbónal pato colorado, , avocetas, zampullines cuellinegros, gaviotas reidoras, pato rabudo, cigüeñuelas, pagaza reidora, ganso común…

Por si esto fuera poco, abundan también los mamíferos como el jabalí, zorros, ciervso, corzos, tejones, conejos, comadrejas, gato montés… además de anfibios y reptiles varios. Como vemos, todo un parque faunístico el que vive alrededor de esta laguna salada.

La flora también muestra una gran riqueza en el lugar. Se trata de una zona de clima duro, tanto en invierno como en verano, casi esteparia. Alrededor de la laguna abunda los campos de cereales, girasoles, algunos maizales e incluso alfalfa. Carrizales y espadañales abundan en las zonas de agua más dulce, mientras que los juncos aguantan mejor la salinidad del agua. Abundan especies de herbaceas en las cercanías a la laguna, pero en zonas más cercanas al agua tan solo algunas plantas pueden soportar ese nivel de sal (plantas halófilas) En los montes cercanos abundan especies autóctonas como el pino, el enebro, el quejigo, la carrasca… algunos frutales como manzanos y olivos y, más cerca de las zonas húmedas, chopos y serbales.

Ya estamos al tanto de lo que nos podemos encontrar y la laguna ofrece multitud de lugares desde donde se puede observar toda esta amalgama de vida. Elegir cuando es cuestión de cada uno, pero hay que decir que el mes de noviembre y primeros de marzo son los más adecuados para poder observar la laguna rebosante de vida.

Tal vez, el primer lugar a visitar sea, a las afueras del pueblo de Gallocanta, el centro de interpretación de la laguna de Gallocanta, que ofrece toda la información necesaria acerca de la laguna, hace de oficina de turismo, ofrece una exposición permanente sobre los aspectos básicos de la laguna y además organiza visitas guiadas por la zona (e-mail centrointerpretacion@gallocanta.es- teléfono 976 803 069)

El acceso a la laguna se puede hacer por múltiples pistas que encontraremos en todo su contorno. Ofrece también puntos de observación (torretas) en el que parapetarse para observar el ir y venir de las grullas, que incluso pueden ser usados en invierno, puesto que disponen de puerta y ventanas acristaladas, y aunque el habitáculo es pequeño, es suficiente para hacerlo.

Aquí hemos de hacer énfasis en lo que ya hemos recomendado en alguna ocasión: respetar la naturaleza es lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de observarla.

Y de paso, algunos consejos: llevar planos del lugar, nunca está de más. En los meses de verano, el intenso calor hace más que recomendable llevar agua para hidratarnos, además de crema solar y un gorro para nuestra cabeza. Un buen calzado, la precaución de un chubasquero.. en fin todo lo que un buen senderista llevaría encima.Pero sobre todo… nuestro equipo fotográfico: cámara, teleobjetivo o zoom largo, un gran angular, un macro, filtros, baterías, tarjetas, trípode…. todo el arsenal del que dispongamos tiene cabida en la fotografía que nos brinda la laguna.

La fotografía de paisaje es otro de los alicientes que nos ofrece la laguna. Bellos atardeceres y amaneceres suelen adornar cada día el lugar; estampas diurnas con un cielo más que limpio dan excusa para poner nuestra cámara a trabajar; incluso, la fotografía nocturna tiene sus buenos momentos para ponerse en práctica. No tendremos excusa para no traernos unas cuantas buenas fotografías de este singular paraje.

Hagamos un paseo circular que nos dará idea de las posibilidades que la laguna nos ofrece a la hora de recorrer su orilla. Partiendo del pueblo de Gallocanta, dirección Berrueco, tendremos una buena vista del lagunazo de Gallocanta y del estrangulamiento que sufre la laguna en ese tramo con el “pico del hacha” y el “pico de los ojos”. Siguiendo nuestro camino llegaremos al pueblo de Berrueco, en el que podemos subir a su castillo desde donde admirar la extensión completa de la laguna de Gallocanta. Seguiremos dirección Tornos donde, en un desvío hacia la derecha que nos acercará a la laguna, nos llevara al observatorio del cañizar, desde donde podremos divisar el ir y venir de las grullas en la laguna., ademas de los lagunazos de Tornos, laguna del Pollo y la loma de los Estrtechos. Camino de Bello encontraremos, a pie de carretera, un centro de interpretación donde admirar el sur de la laguna. Después de Bello, dirección a Las Cuerlas, tomaremos un desvío hacia la zona llamada La Pardina, donde, otra vez desde una zona alta, tendremos estupendas vistas de este lado de la laguna. Muy cerquita visitaremos el observatorio de La Reguera, donde divisaremos cantidad de aves acuáticas. Iremos cerrando el circulo al dirigirnos hacia la ermita del Buen Acuerdo, donde poder avistar a lo lejos el lagunazo de Gallocanta desde la otra orilla. Y desde aquí, regresaremos de nuevo al pueblo de Gallocanta por la parte norte de la laguna. Una ruta que, si se empieza a buena hora de la mañana, nos llevará a lo largo del contorno de la laguna, siempre con el sol a la espalda.

No es de extrañar que, entre los miles de visitantes que tiene la laguna a lo largo del año, muchos de ellos sean fotógrafos de naturaleza. Esperamos que este breve recorrido por la laguna de Gallocanta os haya sevido e incluso se os despierte el gusanillo de visitarlo. Tal vez algunos de vosotros ya hayáis estado y podáis aportar algo más. Incluso algunos podréis dar algún consejo a los interesados en visitarla por primera vez. En cualquier caso, para los que ya hemos estado, volver es un buen plan, y para los que no, descubrirlo también. Nos vemos por los caminos o entre carrizales.

 

Anuncios

Autor: Alejandro Lambán Herrero

Aragonés. Amante de la fotografía, de la charla entre amigos, de la vida tranquila... Siempre intentando aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s