Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Graffitis

4 comentarios

A estas alturas todos estamos de acuerdo en que el graffiti es todo un símbolo de arte urbano, emparejado a todo un movimiento y, generalmente, asociado al estilo “hip hop”. A pesar de que haya quien piense que “pintarrajear” cualquier cosa, también es arte, lo cierto es que, en nuestras calles, hay verdaderas obras de arte que llaman la atención de cualquier que pase a su lado.

Cuando el fin es adornar o recuperar espacios de escasa estética, abandonados o desangelados, el graffiti se convierte en elemento esencial para ello, en donde se da la oportunidad a artistas de este movimiento de expresarse y materializar sus ideas y diseños. Zaragoza, a través de actividades como el Festival Asalto, es todo un referente de este arte.

Son muchos los muros y solares de Zaragoza donde podemos encontrarnos con este tipo de arte, efímero en cierta medida, y de la mano de muchos artistas, locales, nacionales e, incluso, internacionles: zaragozanos como Danjer y Chikita, con graffitis en el Coso o en la calle San Agustín; un santanderino como okudart o un italiano como Agustino Iacurzi, o un tolosarra como Xavier XTRM con trabajos, todos ellos, en el patio interior de la calle de las Armas. Y seguro que todos conocemos el famoso graffiti de “la cola del paro” de la calle San Pablo, obra del californiano Above o el belga Roa con graffitis de animales en las calles Perena, Libertad, Atares o Coso. Cientos de trabajos, que perdurarán o no en el tiempo, cuyos autores conoceremos o no, pero que indudablemente llaman la atención.

Y seremos testigos de muchos más. Por ahora, recorramos algunas calles “adornadas” con esta forma de arte.

El graffiti, como expresión artística hecha en muro o piedra, ya existía en la antigüedad, pero el que hoy disfrutamos, como arte urbano y forma de expresión del movimiento hip hop, se remonta a la década de los 70., en Nueva York, donde los primeros graffiteros se dedicaban a firmar, de manera más o menos vistosa, en paredes y sitios de difícil acceso, una forma de mostrar su decisión a la hora de expresar sus inconformismo.

Uno de los primeros, y más famosos, graffiteros fue TAKI 183, un mensajero de Nueva York de origen griego que se hizo famoso por pintar su firma en todos los sitios donde hacia reparto. El New York Times, en 1971, publica una entrevista con él, y a partir de entonces, cientos de jóvenes, especialmente los que se movían en circulos del rap y del hip hop, empezaron a imitarle pintando sus firmas en los sitios más inverosimiles. Cuantas más firmas hacían y en sitios más difíciles, mayor status conseguían dentro del mundillo graffitero.

Keith Haring, ya en los 80, fue uno de las primeros en incorporar sus dibujos a lo que hasta entonces se consideraba una forma de vandalismo. Y fue a partir de ahí cuando, poco a poco, se fue considerando arte urbano. Como todas modas, empezó a perder popularidad y empezó a descender el número de entusiastas de esta “forma de vida”, hasta que, décadas después, una cadena de Estados Unidos realizó un reportaje sobre el tema y retomara su popularidad. Este nuevo impuso consiguió que la moda saltara el charco hasta la vieja Europa.

A día de hoy, seguimos viendo firmas más o menos vistosas en muchos garajes, muros, parques, vagones de metro, tren, tranvía, estaciones, … Tal vez ese sea el origen puro del graffiti, pero seguramente es su peor cara y parte irreverente y antisocial del movimiento del graffiti. Lo que verdaderamente ha conseguido que el graffiti se acepte como forma de arte urbano son los dibujos que adornan muchos solares y pareces de nuestras calles. Dibujos que dan un toque artístico y moderno a entornos algo degradados. Esta sería la forma del graffiti más aceptada por la sociedad.

Son una pequeña muestra de lo que nos podemos encontrar cuando paseamos por nuestras calles. Hay muchos más esperando a ser fotografiados antes de que desaparezcan. Una forma más de guardar un recuerdo de algo que, el tiempo y la constante transformación de la ciudad, hará desaparecer.

Agradecer a nuestros fotógrafos callejeros por dejarnos ilustrar este pequeño homenaje al graffiti

PhotoruscaraminaAnvicaKinojamA..L..HNati AlmaoRaquel FelezMiguel Angel Tremps

mariajo12Charli52Teresa Esteban Juanedc

Anuncios

Autor: Alejandro Lambán Herrero

Aragonés. Amante de la fotografía, de la charla entre amigos, de la vida tranquila... Siempre intentando aprender.

4 pensamientos en “Graffitis

  1. Magnífico reportaje, Alejandro, en torno al universo del graffiti, sus orígenes y algunas de sus figuras emblemáticas. Sin olvidar algunos de los nombres que han aportado color e imaginación, y en ocasiones reflexión, a varias de las calles zaragozanas.

    Una selección espectacular de imágenes. Ejemplo, como muy bien dices, del valor del fotógrafo inmortalizando estas piezas de arte urbano, a veces efímeras.

    No me resisto a recomendar en este tema el documental “Exit Through the Gift Shop” (2010) dirigida por el mítico artista callejero Banksy, que llegó a ser nominada al premio Óscar.

  2. Felicidades Alejandro.
    El graffitti nació en los suburbios de New York junto al movimiento rap a finales de los 70 y principios de los 80. Y cómo tales son consideradas formas de lenguaje de la gente de la calle, en aquella época dorada.
    Soy de la opinión de preservar y dejar a éstos artistas, realizar sus obras y tratarlas cómo lo que son; obras de arte.
    ¿Por qué no utilizar esos muros desnudos, que no sirven para nada, y poder dejar albergar estas pinturas?
    Un saludo a todos.
    Guille.

  3. Os invito a que os paseéis por la zona de la Puerta del Oeste en Salamanca. Anualmente se celebra el festival de arte FACYL, y uno de los proyectos es recuperar el entorno de este barrio con arte urbano. Os aseguro que hacen cosas geniales.

  4. Soy defensor del graffiti como expresión de arte callejero. Defiendo la posibilidad de cederles espacios en los que poder expresar su arte. Los mayores enemigos que tienen los buenos grafiteros son los imbéciles que se dedican a escribir en todo tipo de paredes poniendo sus nombres, insultos y cosas por el estilo. Eso no es arte.

    Gracias Alejandro por este magnífico artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s