Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Valle de Pineta

Deja un comentario

 

El valle de Pineta es otro de los maravillosos valles que pueblan nuestro Pirineo. Situado a los pies del Monte Perdido, forma parte del Parque Nacional, junto con el de Ordesa (que ya “visitamos” en otro post), el de Escuaín y el de Añisclo.

A diferencia del valle de Ordesa, el de Pineta es un valle mucho más urbanizado y explotado turisticamente. En la cabecera del valle, el bonito pueblo de Bielsa, nos da la bienvenida. De origen medieval, Bielsa cuenta con uno de los atractivos turísticos más famosos de todo el Pirineo aragonés, sus famosos carnavales, donde los “Cornelio, trangas, onsos y madamas” llaman la atencion del público presente. El pueblo cuenta con numerosos comercios enfocados al turismo. Nos resultará fácil cubrir cualquiera de nuestras necesidades. En Bielsa todavía se puede oir a los viejos del lugar hablar el belsetán, dialecto del aragonés.

Partimos de Bielsa y nada más empezar a adentrarnos en el valle descubrimos la típica forma de “U” que tienen los valles de origen glaciar, por lo que sus laderas son bastante altas y verticales. Observamos que es un valle bastante recto y cerrado, en comparación con los valles adyacentes. El embalse de Pineta, al que llegamos al poco de salir de Bielsa y que bordearemos durante un trecho, nos situa en plena entrada del valle.

Mirando al fondo del valle, nos daremos cuenta que la ladera izquierda es mucho más agreste que la derecha. Mucho más vertical, sus laderas están pobladas por pinos y, en algunos tramos, se muestran desgarrados por los aludes de los deshielos de la primavera, lo que hace que parezcan cicatrices en la verde piel del valle. La ladera derecha cuenta, incluso, con alguna bella aldea, como la de Espierba, al tratarse de una ladera mucho más “aterrazada”.

Recorrer los 14 kilómetros del valle nos va a ocupar todos los sentidos. Durante todo el recorrido, que nos llevará hasta el fondo (el Circo de Pineta), iremos a contracorriente del río que forman cientos de torrenteras que la montaña regala al valle. Es el río Cinca, el más caudaloso río pirenaico, que viajará kilómetros abajo para unirse al Segre, cerca de Mequinenza. Por el camino alimentará el embalse de El Grado y dará apellido a muchos de los nombres de los pueblos que atraviesa.

En verano, el frescor del valle a primera y última hora del dia, contrasta con el intenso calor del mediodia en días soleados. El sol pica en nuestra piel, pero el aire fresco que viaja con el curso del río nos anima a seguir. Llegamos al fondo del valle. El circo de Pineta nos guarda dos rutas de ascensión hacia paisajes mucho más bellos de los que, hasta ahora, hemos disfrutado.

Desde la parte trasera de la ermita de Nuestra Señora de Pineta parte la senda que sube hacia nuestro primer destino: los llanos de Lalarri. Los primero tramos son empinados y los hacemos entre hayas, acebos y helechos. El agua está presente siempre en nuestro recorrido. Cincuenta minutos después llaneamos por las praderas de Lalarri donde las vacas campan a sus anchas. Seguimos hasta el fondo donde nos aguarda una poza de agua formada por una bonita cascada. Seguiremos nuestro camino por la senda de las rocas hasta descubrir los bellos ibones de La Munia.

El otro recorrido parte del parador nacional de Bielsa y nos lleva al balcón de Pineta después de, aproximadamente, tres horas y media de ascensión. Las vistas aquí son espléndidas: a nuestros pies el valle de Pineta cortado en su centro por el río Cinca; y detrás, la plana de Marboré. El ibón de Marboré nos deja ver al fondo el corte de Tucarroya, por donde se puede pasar a Francia. Justo enfrente de Tucarroya admiramos el Monte Perdido y su glaciar, junto con el Cilindro. El paisaje aquí es bastante desértico pero la sensación es indescriptible.

Estas son las principales joyas del valle de Pineta, o, al menos, las que se pueden ver a simple vista. Con un poco de suerte podremos descubrir sarrios por las laderas más agrestes, marmotas en las laderas más tendidas, águilas y quebrantahuesos en sus cielos. Y si nos animamos con el macro, la vegetación del lugar no dará mil motivos para gozar.

Acaba, por ahora, nuestro viaje a Pineta, con nuestras piernas cansadas, nuestro espíritu rebosante de paz y nuestra cámara llena de bonitas imágenes.Si eres amante de la naturaleza, o de la fotografía, o de ambas, Pineta te ofrece imágenes infinitas en cualquier época del año. ¿Para cuando podremos ver las tuyas?

Nuestro agradecimiento a nuestros compañeros

A..L..HmiguelereleJM TaboadaWilhem X PhotographyMiguel MarquetaAnvica José Vicente “Zuñi”

por cedernos sus excelentes fotografías para nuestro blog.

 

Anuncios

Autor: Alejandro Lambán Herrero

Aragonés. Amante de la fotografía, de la charla entre amigos, de la vida tranquila... Siempre intentando aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s