Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Cuento de una fotógrafa: ANGUSTIAS PRIMAVERALES

5 comentarios

Pasé todo el fin de semana recluida en casa, blindada por la confortable seguridad de mis muros.  Adopté un look poco favorecedor y me apoltroné en el sofá opositando a un coma diabético con chocolates, gominolas y pastelitos varios, al tiempo que disfrutaba de Montgomery Clift en El árbol de la vida, desentrañaba al Opus Dei en Camino y confirmaba mi admiración por Spielberg en Amistad y El Diablo sobre ruedas, por no hablar de las dos de Coppola que me vi después con visibles ojeras de drogadicta acomodada ya en sus vicios.

Lo que viene a ser un sábado de adicciones y sobredosis personales, vamos.

Pero desde el lunes, mi perfecta serenidad y paz interior se ve amenazada por un ramillete de margaritas silvestres que alguien dejó sobre la mesa de mi despacho con una nota anónima.

“El amor me acecha en el trabajo  -le dije al doctor presa de un ataque de pánico- el Cupido de los cojones me acosa”. Con aire condescendiente, miró a la enfermera y musitó cansino: “otra víctima de la primavera”.

Ahora tengo en la mano un volante para psiquiatría con carácter preferente.

……….. Soy una incomprendida.

 

Relato de Sandra Bazán, nuestra cuentóloga.

Anuncios

5 pensamientos en “Cuento de una fotógrafa: ANGUSTIAS PRIMAVERALES

  1. Me han dicho que si se toma una sobredosis de cine viajando a Shutter Island con 12 monos, como Becky mejor, sintonizando Radio La Colifata y escuchando el silencio de los corderos, no hay nido de cuco ni inocencia interrumpida ni corredor sin retorno que pueda resistir una visita psiquiátrica. Así que títulos a omitir antes de ver a ese especialista…

    ¡Enhorabuena, Sandra, por este nuevo fantástico cuento!

    Me encanta el sentido del humor de esta historia y, por supuesto, la cinefilia que la impregna 😉

  2. Por favor…¿hay algo más bonito que unas margaritas en la mesa de trabajo? Que nos es para psiquiatra. Eso se arregla con una dosis de confianza….confianza en el amor.
    Otro relato que consigue meterme en la historia que cuenta.

  3. Pues tengo que reconocer que encontrar unas margaritas en la mesa de trabajo sería todo un jeroglífico pensando en quien las ha enviado: ¿hombre o mujer? ¿el jefe? ¿el compañero o compañera de la mesa de enfrente? ¿un proveedor? Uf, demasiado difícil. Si, igual es mejor ir directamente al psiquiatra…

    Fantástico relato. Nuevamente nos sorprendes y, en este caso, con un continuo guiño cinematográfico. Buena sobredosis. Excelente, cuentóloga.

  4. No escribo mucho… no se hacerlo, pero imaginación mucha… tus relatos me gustan y me meto en ellos, sumados a tus fotos cuentan cosas.

  5. ¿Y qué decia la nota? Sospecho que no era de fiar… ¿Margaritas silvestres???? ya se podía haber “estirao” un poco…
    El amor no debe acechar, tiene que ir de cara. ¡Hoy estoy de lunes!!! 😉

    Gracias Sandra, otra historia que nos [con]mueve (si me permites la copia) jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s