Fotograf@s en Zaragoza

Somos un grupo de amantes de la fotografía ligados a Zaragoza, con el objetivo de compartir nuestras fotografías, conocimientos y experiencias y poder conocernos a través de quedadas. Todo el mundo es bienvenido sea cual sea tu nivel.

Cuento de una fotógrafa: ESTELA YA NO QUIERE A FREUD

5 comentarios

Primero me presentaré, me llamo Estela, y hace meses que bulle en mí una revolución interior en la que no puedo poner orden. Las cuatro emociones primarias me tienen acorralada.

Ustedes dirán aquello de “eso nos pasa a todos”. Pero oigan, no, a mí no me puede pasar, cobro cien euros por sesión de psicoanálisis a mis pacientes y el precio incluye la certeza no discutible de que la psiquiatra es una mujer a la que no se le pone nada por delante, con un equilibrio mental admirable, decidida y segura de sí misma.

Imagínense el conflicto en el que están inmersos mi Yo, mi Superyó y mi Ello.  Mi cerebro parece una corrala.

El Ello, por ejemplo, me impulsa a cruzar las piernas con la maligna intención de que la seda de una pierna haga contacto con la otra y emita un ruidito que –yo lo sé- vuelve loco a mi paciente de los martes; ¿y todo por qué? pues porque mi marido me dejó por otra mujer y la inseguridad de no gustar nunca a nadie más me tiene aterrada hasta el punto de haber instalado espejos por toda la casa para cerciorarme de que no soy invisible.

¿Neurosis? quizá. ¿Inseguridad? seguro. ¿Soy gilipollas?  más seguro todavía.

El mismo Ello, a su vez, también me empuja a hacerle creer a la paciente de los jueves que necesita más horas de terapia a la semana, y todo porque estoy enganchada como una drogadicta al relato de su vida (utilizo sus miedos para curar los míos).

En esto que, el Superyó, muy cabreado lógicamente, me censura  y reprocha estos comportamientos tan poco profesionales.

El  Yo, pobrecito, es el que más trabajo tiene, pues actúa de mediador entre los dos anteriores, y es la parte de mi personalidad que más desgaste lleva.

Entre la cólera que me produce haber perdido los papeles, el miedo a no controlar mi vida, la alegría que siento cuando a un paciente le va peor que a mí, y la tristeza que esa misma alegría me provoca, he llegado a la conclusión de que necesito ayuda.

Cuatro horas semanales, me dijo el doctor con cara de preocupación, atusándose la barba.

Bueno, tengo que dejarles, llego tarde al psiquiatra.

Fotografía y relato de Sandra Bazán, nuestra cuentóloga.

Anuncios

5 pensamientos en “Cuento de una fotógrafa: ESTELA YA NO QUIERE A FREUD

  1. Otro fantástico relato, está vez más largo para mayor disfrute. Mi Ello te lo agradece. Gracias por esta nueva entrega Sandra

  2. A Kino se le hacían cortos los microrelatos, así que con este espero haber saciado esa carencia jeje.
    Me gusta regalaros historias, e imaginar para los demás.
    Gracias a todos.

  3. Y nosotros encantados con tus historias. ¡Queremos más!!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s